Supresión de barreras arquitectónicas en las comunidades de propietarios

Toda comunidad de propietarios dentro del territorio español está sujeta, hasta cierto grado, a la misma normativa que rige a los establecimientos comerciales y a los espacios públicos en materia de accesibilidad. Este requisito en particular supone un desafío para los propietarios o arrendatarios de estas comunidades de propietarios y sus administradores de fincas. Nos referimos a la supresión de barreras arquitectónicas.

¿Qué es la supresión de barreras arquitectónicas?

Consiste en diseñar, construir, modificar, preservar y emplear un edificio de tal forma que garantice la accesibilidad universal. Dependiendo del estado actual de la comunidad de propietarios, podrían requerirse cambios menores o tratarse de un proyecto de gran envergadura.

A fin de que la infraestructura y los servicios de las comunidades de propietarios estén al alcance de todos, se deben ofrecer las mismas garantías, no importa si se trata de niños, ancianos o personas con discapacidad.

Cada inmueble debe ser un entorno adecuado, con todo lo necesario para que cualquier usuario pueda realizar sus actividades. La construcción debería ser segura, habitable y funcional.

Para alcanzar la mayor accesibilidad posible, es fundamental seguir una serie de pasos:

  1. Considerar el grado de impacto que tendrán las medidas de supresion de barreras arquitectónicas en la edificación.
  2. Analizar el perfil de sus propietarios y/o arrendatarios, a fin de anticiparse a sus necesidades.
  3. Definir el plan de acción para lograr la accesibilidad universal.

¿Qué implica para las comunidades de propietarios?

El análisis antes mencionado debería indicar qué reformas son necesarias y cuál es la mejor manera de hacerlo. Hablemos de las situaciones más comunes.

Riesgos latentes

Son particularmente peligrosos los desniveles y ciertos artículos que pueden pasar desapercibidos. También podría haber productos u objetos que supongan una amenaza para los menores.

Construir rampas, instalar ascensores y barandillas, y eliminar obstáculos en las zonas de tránsito puede ayudar a solucionar estos problemas. Asimismo, los elementos que pudieran lastimar a los pequeños deben estar correctamente resguardados y lejos de su alcance.

Espacio insuficiente

Ciertos usuarios, como aquellos que se desplazan con la ayuda de una silla de ruedas o de sus andadores, podrían tener problemas para acceder a cierta área del inmueble o para maniobrar.

En caso de que algo como esto ocurriera, modificar el ancho de puertas o pasillos sería la solución más conveniente aunque en la mayoría de los casos muy difícil o imposible de realizar.

Falta de prevención

Otro problema común en las comunidades de propietarios es el deficiente alumbrado exterior o la ausencia de señales que indiquen, entre otras cosas, las rutas de evacuación en caso de siniestro o el punto de reunión más seguro.

Por lo tanto, es altamente recomendable mejorar la iluminación de todo el complejo, y colocar los letreros que sean pertinentes para dirigir a las personas a las salidas de emergencia o puntos de reunión seguros.

Cumplir con el régimen vigente para las comunidades de propietarios es esencial. Pero más importante aún es el hecho de que todas las personas merecen tener acceso a las mismas oportunidades. Plantear el proyecto de reforma desde este punto de vista, habrá más posibilidades de obtener el apoyo de la mayoría de los propietarios.

NORMATIVA APLICABLE
Normativa Comunidad de Madrid
Normativa LPH

Contenido creado por G3FINCAS – Administradores de fincas en Madrid

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *